R.I.P Antonio Escohotado

Hay personas que ordeñan las ubres de la vida hasta dejarla seca. Hoy se le acabó la leche. Gran filósofo, libertario, probador de drogas y fundador en 1976 de la mítica discoteca Ibicenca Amnesia. Un sabio de nuestro tiempo al que se le ha acabado el cuerpo. Muaksss!!!

https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Escohotado

La Ternura y el reptil

Preparty (mi mejor amiga no es la del bigote)

El otro día fui a ese club infame de Berlín. Mi mejor amiga es asidua de sus largas colas (fácilmente dos horas para entrar, y en la puerta te pueden decir que no, que no das las talla). Aquello es Sodoma y Gomorra en versión parque de atracciones, a 20€ la pulserita para montar en todos sus tiovivos. El amigo gay con el que fuimos dice que no había visto un lugar tan heterosexual en su puta vida. Que les habían copiado todo a los gays. También que hacía muchos años que no veía un coño, o tantos coños. Y es que había peña follando por doquier. Bueno, peña… lo que había era pivones para desmallarse, igual que los tíos. Todos guapísimos, jóvenes y con cuerpos tersos que harían las delicias del Calígula más exquisito. También estaba aquel chaval en silla de ruedas y algún que otro freak. Pero aquello era la armada invencible de la belleza y la perfección. Vaya casting. Me jode, me jode profundamente. Hace más de tres meses que no follo, ¿es que queréis hundirme en la miseria? La única mujer que acaricié en toda la noche resultó ser una judoca medalla de plata cuyo novio andaba justo detrás de mí. Si no llega a ser por la intervención de mi amiga, acabo en el hospital.

Tras un par de horas de ver a tantas mujeres hermosísimas en braguitas de encaje y tul, se empezó a anunciar en mi interior la llegada de la Ternura. Sus trompetas y su tañir de campanas y tambores embotaban mis sentidos. Estoy ahí. El latir de la Ternura que se anuncia por doquier inyecta en mis venas un líquido viscoso y corrosivo que llega hasta los confines del cuerpo y más allá. Distribuyo mi atención en diferentes niveles para distraerme. Pero no funciona, todo acaba por confluir en un único y claustrofóbico lugar interno.

Incrustado en mi carne —hundiendo su punta en el hueso—, un diamante de miedo y victoria distribuye a través de sus facetas hexagonales la luz reflejada de los cuerpos desnudos que me rodean. Sus aristas y vértices conducen la luz de esas imágenes hasta la punta misma, superponiéndolas hasta formar una sola visión que es un collage de carne, sudor y sexo. El resultado –excesivo y agotador– se me administra como una vacuna con graves efectos secundarios. Al mismo tiempo se va construyendo en mi memoria un antes y un después, que roba al presente el ritmo y el pulso, imponiendo un silencio interno que calla los decibelios del dance floor, y congela el batirse en duelo de los cuerpos. Pido la vez para obtener mi dosis de ternura. Aquí lo llaman sexo, pero yo lo utilizo como recipiente para la ternura. Tiene que ser aquí, tiene que ser hoy, estoy seguro. Esperaré mi ración acurrucado en mi interior, mientras expando mi cuerpo —desde el privilegio que me brinda su belleza— para imitar el pulso incansable de esas bestias y maximizar mis oportunidades, agotando las células del ritmo, esperando mi turno en el reparto de cuerpos. Mientras bailo contra la música, me imagino quitándome la vida frente a cada una de esas bellas jóvenes en lencería mortal. Mi cuerpo desarrolla 200 wattios de potencia motora en una danza acompasada con mi frustración, mi edad y mi falta de talento. Las hay a docenas, por todas partes, repetidas en un patrón diseñado para torturame y volverme loco. Esas mujeres son las guardianas de una ternura que me es inaccesible, y que por inalcanzable, me es más necesaria aún. Su belleza es la hoja de un cuchillo que se hunde entre cada una de mis vértebras. Clavados a diferentes profundidades, esos cuchillos forman ahora una cresta que recorre toda mi columna. Soy un nuevo tipo de reptil. Me habéis disfrazado de dragón de Comodo o de iguana crestada de Fiyi, y en un acto ritual seré derrotado por una Judoca de fama internacional y reducido a escombros.

El cuerpo ha triunfado sobre el espíritu. Ha aplastado a la ternura. Aquí no hay nada para mí. Igual que un niño que ve por primera vez un animal muerto, observo la derrota del espíritu: abandonado en el baño; sus restos pisoteados se juntan con el orín y el papel higiénico, dando lugar a un Jesucristo abstracto y húmedo cuya cruz la forman la verticalidad del sexo y la horizontalidad de sus bellos ejecutantes. El cuerpo derrota al espíritu por K.O. absoluto y restituye el infierno del hedonismo como única verdad absoluta. Estoy invitado como testigo y voyeur a un banquete en el que otros se atiborran de la ternura que me haría rey. Me la roban y me condenan al destierro, a errar por los pantanos del orín y del Scottex. La victoria de su placer es mi derrota. A la entrada del KitKat hay un puesto con dulces y palomitas. Alguien ha abandonado una bolsa llena hasta los topes. La cojo. El reptil se sienta a ver desfilar este inframundo de ternura inalcanzable, mientras el pop-corn hace las veces de ansiolítico.

Criaturas

Cuando paro cosas como esta ((«paro» de parir)todavía un ejercicio sin pulir, pero ya dando en la diana) me pongo a gritar por mi casa, a dar palmadas y saltitos y me hablo a mí mismo en segunda persona. Estoy aprendiendo también lo importante que es el sonido, este vídeo me llevó una semana de trabajo, pero hoy tuve que «vestirlo» de sonido, joder! Cambia un huevo, y es todo un arte en sí mismo… he tenido que robar sonidos de cien sitios diferentes, pero al final le he hecho justicia al bicho. Estoy contento. No sé dónde me llevará esto, pero siento una pulsión insaciable y casi militar que me obliga a seguir y seguir. Y aún ando con mi ordenador de 2013! Cuando me pille uno nuevo esto van a ser los juegos olímpicos.

Por cierto. Ayer besé a la chica más preciosa que he besado en muchísimos años. Me invitaron a ir a un concierto de una colega, y me daba pereza tremenda. Yo quería seguir con mi ordenador. Pero entonces me resonaron en la cabeza las vocecitas de mi hermano y de mi mejor amiga, cuando me quejo de que no tengo chica alguna: «Sal de casa David. Sal!» Y les hice caso. Y me lancé. Y me esforcé. Salí de mí. Y abandoné a mis criaturas y a mi ordenador (con dolor pero con respeto), y fui a ese concierto de tango horrible… y allí estaba ella, otra criatura, veinte años más joven y cien años más bella… y dí gracias a dios por permitirme ir despidiéndome de estas delicias de la vida, que dentro de muy pocos años me serán inalcanzables. Dios, que belleza, qué suavidad, qué delicioso manjar brotando a borbotones sobre mi corazón y mi orgullo. Coño, voy a pegar aquí lo que le he escrito a mi mejor amiga, la que me anima a salir:

Su piel aún no ha cruzado los umbrales del deseo. Su epidermis es cosa de dioses y de reinas. Sus mejillas disputan la suavidad de los culitos inmaculados de los ángeles, y sus dos lunares ejercen de puntos de referencia que guían a los hombres perdidos en la noche, igual que las estrellas. Su nariz parece anunciar a una mujer poderosa y valiente, pero sus ojitos aún habitan en las cuencas de una jovencita curiosa y desprevenida. Sus manos (que ya han surcado mi cuello y mi pelo como lentos caballos que pacen) parecen tejer —sobre a la nada— un camino que lo sostendrá todo, como un Fomento de Construcciones y Contratas One Woman Show. Y su boca… Monica!! Haz pinch y zoom en la foto para admirar una de las excusas más bellas para morir sin razón alguna, para abandonarlo todo (mujer, hijos, casa y trabajo) y recibir a cambio una sola cosa: UN BESO SUYO. Esa boca es una de las más claras pruebas de que Dios existe, pues al besarla uno se tutea con Dios y Mahoma y Buddha y Rostropovich. Esa mujer es un American Beauty en version Berliner Schönheit.

Como se puede comprobar… un viejo baboso que celebra su buena suerte como si fuera merecida. Pero chavales… durante esa noche yo fui el elegido: la mujer más dulce, bella y trémula del lugar decidió desvelar su misterio para mis ojos y derramar su sus dulces frutos sobre mi hambre para calmar mi sed. Pero ahora toca olvidar. Yo quisiera repetir, claro; atragantarme y atiborrarme, volver a pedir otra ronda y degustar las mieles de esta victoria efímera para hacerla eterna… pero rara vez le es concedido al condenado a muerte el perdón del Gobernador. La esperanza es la peor de las torturas. Y es que es jodido salir de casa, porque luego uno no quiere (ni sabe cómo) volver a ella. Aunque aquí me esperan mis criaturas y mi ordenador, tampoco me voy a quejar.

Qué estoy haciendo con mi vida

Estoy empezando a preocuparme. La semana pasada salí un día de casa. Me he obsesionado con el puto ordenador y la animación 3D. No hago otra cosa desde hace semanas. Algo me dice que estoy tratando de ocultarme algo a mí mismo, que estoy huyendo de algo. Lo disfrazo de investigación… vale, que estoy investigando nuevas forma de expresión. Aprendiendo a usar nuevas herramientas. El lenguaje de nuestro tiempo. Pero hay algo que chirría y que da miedo. Joder, tengo 45 años… estoy pasando los últimos años de mi juventud encerrado en plan nerd frente a una pantalla. Hace tres meses que no follo joder. Tres meses!

Y lo peor es que acabaré sacándole partido a todo esto. Haré algo con todo esto. Pero me avergüenza lo lento, egoísta e improductivo que puedo llegar a ser. Con la de cosas maravillosas y la de gente interesante que hay en Berlín, y yo en vez de invertir este tiempo y este dinero en salir y refrescarme, me enrosco más y más en mí mismo. Esto me acojona. Creo que estoy tan perdido, que ni si quiera me doy cuenta de que estoy perdido.

Hoy he mandado este vídeo al director de un festival en Holanda.

Llevamos dos años posponiendo una pieza que le iba a hacer en un bunker, y el año que viene parece que al fin lo haremos… Este año he decidido dejar de ir de alternativo (llevo 12 años ganando 1.000€ de media al mes). He decidido que a partir del año que viene voy a petarlo (vamos… a ganar el sueldo mínimo en Alemania: 1.500€/mes), así que le he pasado un presupuesto acorde con mi edad y mi experiencia, joder, ya es hora. Así que con este vídeo trato de venderle un poco la moto y mi tuttifruti y batiburrillo (totally automatically very very… Hahahahahah). Ahí se puede ver el teatro que monté en mi casa durante la pandemia (ayudas Alemanas mediante) y el nuevo trabajo de 3D que estoy haciendo con mi puto ordenador. A mí me flipa lo que estoy haciendo con el ordenador, y me apasiona pasarme doce horas aprendiendo un nuevo tipo de iluminación, o a hacer flotar un violonchelo en medio del mar… pero de verdad que me pregunto a dónde coño me va a llevar esto (a parte de a un ostracismo absoluto y brutal).

Aquí sigo

dale que te pego. Ya son meses con esto del 3D. Me fascina, pero cada vez se pone más difícil. Es una locura. Tengo la suerte de poder pasarme días y días (con sus interminables noches) aprendiendo y probando. Lo adoro. Pero albergo grandes dudas… qué cojones estoy haciendo? Mi intuición me ha traído aquí, pero hay días que invierto 10 horas en lograr que una lucecita parpadee. Aunque mi intuición no me suele fallar, reconozco que tengo la sensación estar volviéndome loco.

Y hoy he rechazado una gira de más de un año por medio mundo. Hacía años que no me ofrecían un curro así. Y cuando digo años me refiero a … 15 años? De repente me ha llegado un mail de un Francés que ha visto mi trabajo online, y me dice de irme con el nieto de Charlie Chaplin a currar en su nuevo espectáculo. El trabajo tiene buena pinta, y ahora que he decidido ganar más dinero (llevo ganando 1.000€ al mes desde 2010 y ya es hora de ganar al menos el sueldo mínimo Aleman: 1.500€. Joder), ahora decía, esto hubiera sido el campanazo, pero joder, no estoy dispuesto a perder mi libertad, dejar a Stegreif, y entregar uno o dos años de mi vida al proyecto de otra persona. Tengo que seguir luchando por mi propio trabajo, simplemente tengo que pedir más y ganar más. Dicho y hecho. Pero ha sido maravilloso sentir que todavía hay gente que le apetece currar con uno, eso ha sido bonito.

Cha cha cha teaser

Una de mis primeras piezas de encargo. Eh David! Tengo 3.000€ y me gustaría que me hicieras una pieza. Vale! Pues te la hago! Tuve que dejar todas mis cositas y obsesiones de lado. Trabamos un mes a tope. Al final me siento orgulloso de la pieza, casi como si fuera una de mis piezas. Es interesante no estar en escena y solo dirigir. Supongo que lo haré más a menudo.

Luego trabajé también haciendo todo el video y el montaje. Soy una navaja suiza de la producción.

Ayer al final estuve hasta las 7 de la mañana currando. Qué droga!

Inspirado y desesperado

Hoy me darán otra vez las 5 am.

Por qué siento tanta pasión por la creación y exploración de herramientas? Me vuelve loco desarrollar nuevas técnicas para luego… no hacer nada con ellas.

Otra vez me ha dado la fiebre del 3D. Además ahora no hay conciertos, y puedo pasarme días y días aquí encerrado frente al ordenador. Qué maravilla estar alejado de la gente y de todos los resortes que despiertan en mí. Esto una fiebre. Una fiebre deliciosa… pero no sé si estoy haciendo lo correcto. Algo me dice que sí. Pero como disfruto tanto de estar aquí escondido… ese disfrute me dice que hay algo que no encaja. No tiene sentido que si fuera bueno y valioso, y yo de verdad estuviera investigando, no puede ser digo, que disfrutara tanto.

Hace ya dos meses que no follo. Soy un puto nerd. Pero esto empieza a gustarme. Además ahora lo digo: estoy INVESTIGANDO. En una conversación con Juan Domínguez el otro día (gesundheit hermano!), le contaba los días y noches que me paso aquí encerrado con estas mierdas 3D, y él me dijo: eso se llama investigar, estás haciendo trabajo de investigación.

Nerd

He empezado a estudiar nuevos programas, además del Blender me metí en el Houdini (que es como diez infiernos de Dante). De ahí salté a vvvv, y luego a Touchdesigner, y luego he vuelto a flipar con el Unreal Engine …

El puto Unreal Engine es increíble, pero es demasiado complejo joder.

Así que como ahora soy investigador, pues me he puesto las pilas y he pedido una beca para pasármela tres meses aquí metido «investigando». Espero que salga. Pero va a ser un infierno. Eso sí, un infierno a 2.500€ el mes. :)

Añadir título

Mi último experimento en 3D

Empiezo a estar agotado. Joder. Joder. Busco y busco, me paso los días aquí solo, tratando de saber, de averiguar si tengo algo que contar, si vale la pena, si soy un artista o no soy un artista o da igual no serlo, o importa. Mierda! Y mientras me come la ansiedad y la soledad. Y me descargo todas las apps de contactos y fumo más de la cuenta, y lo flipo con tener ya 45 años y seguir sintiéndome tan inseguro. Y aprendo mil herramientas nuevas; iluminación, animación 3D, me hago filmmaker, técnicas de video-montaje … y supongo que ese mi defecto, que nunca profundizo, y me da asco admitir que de hecho es porque no tengo profundidad. Así que al final me limito a jugar, a tener ocurrencias, a sorprender al personal con las cositas tan chulas y tan locas que hago, que no son más que ocurrencias y trucos. Y empiezo a estar cansado. Ahora mientras meaba me decía en voz alta: «nada podrá cambiarte ni provocar un shock, ni sacudirte, ni abrirte la mente y darte la clave o ser un punto de inflexión, nada! Todo seguirá igual!!», y me he sacudido la cola y he tirado de la cadena.

He decidido que voy a buscar financiación. Alemania es el país de la cultura. Todo el mundo, incluso la gente que hace trabajos de lo más experimental y marciano, trabaja con medios… 30.000€ mínimo. Jajjaajaja… y yo que he producido 20 piezas en estos años y en mi puta vida he soñado con tener ni 5.000€ para hacerlas.

Pero ya basta. Me lo he ganado. Ya me toca apreciarme y darme lo que me merezco. Voy a por ello. Voy a hacer las cosas bien, ya no queda tanto para los 50 tacos (aunque en mi Tinder ponga 39), y es ahora o nunca.

Pero entonces me surge la duda … qué cojones de proyecto hago y vendo para la puta aplicación?? Yo siempre he trabajado en contra: la imposibilidad de hacer las cosas es lo que me daba la energía para hacerlas. Ese es mi motor y al final incluso se convertía en mi argumento y mi escenografía. Cómo se trabaja «a favor»? Cómo se hacen las cosas sin el viento en contra?

FRACASO ESCOLAR. Vamos no me jodas. Yo no terminé ni la EGB y ahora quiero hacer una aplicación para una subvención en Alemán y hacerme pasar por un artista intelectual contemporáneo. FRACASO ESCOLAR.

🙏🏻🙏🏻🙏🏻🙏🏻🙏🏻🙏🏻🙏🏻

Ayer fui a ver el espacio y tomar las últimas decisiones con el equipo de la Filarmónica de Berlin. Son cojonudos. No te lo esperas, son igual que los técnicos de algunas salas alternativas (de los guays, porque luego hay otros técnicos frustrados y acomplejados que son insoportables). Me dejaron campar a mis anchas durante dos horas cual gato, y pude mear y marcar todas las esquinitas para hacer mío ese espacio y poder transmitírselo a mis chicos y chicas de Stegreif Orchester cuando estemos allí el próximo sábado. Qué flipe que pasen estas cosas. Buneno, han sido muchos años de lucha y de machaque. Pero doy gracias infinitas. Conquisté la puta música clásica!

La filarmónica de Berlín chin pún

ola k ase Philharmoniker?

Director de escena y violonchelista en la puta sala sinfónica de la puta Filarmónica de Berlín. Está pasando ahora y desgraciadamente, en vez de verme poseído por estado de éxtasis o paroxismo, lo vivo como algo normal.

Desde hace un mes recibo en mi Gmail los correos del jefe de sala de la Filarmónica de Berlín, del jefe de producción, del director de sonido… El martes visitaré a ese escenario sagrado y mítico para verlo y decidir qué quiero hacer el día 21. Es muy fuerte, siempre disfruté de ir a casa de otros, o en las fiestas y reuniones, y cambiar la luz, ajustar un poco los muebles o la disposición de las sillas aquí y allí, cambiar la música y poner unos Bachs … y ahora me dejan la puta sala sinfónica más flipante del mundo para que decida la luz, la posición de los músicos, para que le diga a todo el mundo lo que tiene que hacer. Joder joder joder … por qué lo veo como algo normal!??

Me ha costado tanto trabajo y tantos años llegar aquí, que simplemente es un escaloncito más. Así funciona el cerebro. Si no, me daría un jamacuco y no podría hacer bien mi trabajo.

Siempre me he considerado un retrasado mental, sé que soy hombre de pocas luces. Mis cualidades cognitivas así como mi capacidad para destacar o profundizar en tareas y habilidades son propias de los animales de tiro. Eso por no mencionar una sensibilidad exacerbada por el sentimiento constante de ser rechazado por los otros, que deviene en un victimismo propio de un niño malcriado. No me pude sacar el EGB ni el graduado escolar, y el colmo es que estoy orgulloso de ello.

Pero es lo que tenemos los animales de tiro. Que una vez que nos ponemos, no hay sol ni sed ni piedra que nos pare. Supongo que ese esa es mi «habilidad», mi «talento». Me vine a Berlín con la misión más que improbable de conquistar la música clásica. Me pateé durante siete años sus calles con un violonchelo y un ampli a mis espaldas. Como buen animal de tiro. Recuerdo que en una ocasión Maureen me señaló que las rueditas de mi violonchelo y de la maleta del ampli habían desaparecido hace mucho, «tío! tío! estás arrastrando dos carros de piedras!». Y ahora la cumbre de entre todas las cumbres se presenta a tiro de piedra. Va de piedras la cosa.

Nietzsche nos descubrió al super-hombre, y yo estoy orgulloso de haber descubierto al super-burro.

Joder, aquí en la cumbre, y sigo en la cuerda floja. Inseguro de valer la pena, inseguro de estar siendo un artista como dios manda, sin un pavo en el banco, sin que me conozca ni dios, sin que mi trabajo tenga la más mínima repercusión, sin saber de qué coño va todo esto … y sin embargo aquí sigo, haciendo surco. Haciendo profundo surco en esta tierra infértil. O quizá es que no es tierra, es una piedra, estoy arando y haciendo surco en una enorme y densa piedra. Por eso aquí no crece ná.

Ponerse un pico en la disco

El «Berlín Arena» es algo así como el Palacio de los deportes de Madrid. «La noche de las vacunas» lo llaman (en vez de «La noche de los museos»). Como parecemos gilipollas, ya nos tratan como gilipollas sin disimulo. Ponte la vacuna con tu DJ favorito. Y era en serio. La música a todo trapo, a penas podías hablar con los médicos, y hasta alguna peña bailando. Fui allí porque en la página oficial del ayuntamiento ofrecían la Johnson & Johnson (joder, no sabía que se podía curar el covid con un champú), y esa vacuna es solo una dosis. Lo necesitaba para mi trabajo.

Luego llegué y solo tenían la Biontech (con la que te tienes que tragar dos sesiones de DJ). No sabían de dónde me había sacado eso de la Johnson & Johnson. Hijos de puta, anuncian McDonal’s y al final te cuelan Burger King. Publicidad engañosa. Pero claro, estaba todo lleno de los gorilas y porteros tatuados de la disco, y cualquiera protesta porque no sirven tu marca favorita. Me trataron como a un niño.

Yo no quería ponerme la vacuna. Primero porque me parece un parche, un remedio para curar los síntomas de una sociedad enferma, en vez de analizar y tratar de curar la enfermedad. Esta vacuna es el 3en1 del capitalismo. Luego la vergüenza de ver que los países desarrollados han acaparado todas las vacunas (87% contra el 2% de los países en desarrollo según El País), y eso teniendo en cuenta que aquí tenemos hospitales de la hostia y allí nada de nada. Y además que, joder, esto es una mierda experimental y no me apetecía chutarme en la disco. Mi colega decía que ahora con la vacuna se siente más libre, y a mí me jode que se confunda comodidad con libertad. Al final nos hemos acostumbrado a que el único lugar en el que ejercemos nuestra libertad es en los espacios de ocio. Freedom by PlayStation.

Pero ayer me la puse. En septiembre tengo un concierto en Holanda y otro en Alemania con dos días de diferencia, y ahora aquí hay cuarentena si vienes de afuera. El business es el business. Tengo que relanzar mi carrera. Llevo ganando de media 1.000€ al mes desde hace … 12 años? Y aquí el sueldo mínimo son 1.584€. Vamos no me jodas David. Tengo que dejar de sentirme culpable por ser artista y por llevar la vida de mis sueños, y empezar a ganar aunque sea el puto sueldo mínimo joder. Y es que ya no soy un chaval, aunque me trate como tal.

Aunque hay que admitir, la Biontech ésta tampoco va nada mal, desde que me la chutaron tengo el pelo super suave y sedoso.

Der kranke Klang

Tuve una experiencia maravillosa con esta tía. Ella tenía una beca del gobierno para hacer algo, así que me propuso crearle una pieza. Cha cha cha. Dejé lo que tenía entre manos y me centré durante un mes entero para ella. Ensayos todos los días, y el compromiso de crearle algunos vídeos cañeros. 3.000€. Parece mucho, pero no es tanto. Joder, yo hace 15 años ganaba eso por un puto bolo. Qué tiempos aquellos! … Invertí algo de pasta en mejorar mi equipo de vídeo y me dediqué en cuerpo y alma a su proyecto.

Ha sido una de las mejores experiencias de curro que he tenido. Al final lo he sentido como si fuera una de mis piezas. Y he descubierto a una fiera que toca el violín como dios, canta como una sirena de las de Ulises, se mueve como un luchador de kung-fu y dice cualquier texto que le pongas como uno de los grandes dictadores … inglés, francés o alemán. Por no mencionar el hecho de que es una compañera excepcional y no hemos tenido ni una movida ni rollos de ego patatero. El sueño de cualquier director.

Ahí va una de las piezas con la que cerramos a modo de epílogo la obra.

Es una partitura maravillosa de Arnold Schönberg para flautista y cantante. Le arreglé los textos y la música y la tía se aprendió la parte de flauta y es capaz de tocar y cantar sin que se le noten las costuras. Lo que decía, una puta fiera. Un honor.

Mazapán septum

La conocí a través de una app, en una cita de esas de las que uno no espera nada. Lo primero que me llamó la atención fue que llegó a la hora (luego me confesaría que había llegado una hora antes). Nadie llega a la hora en Berlin: solo los psicópatas y los neuróticos. Yo siempre soy hyper puntual, pero me he dado cuenta de que solo lo hago por joder a los demás, porque todo el mundo llega siempre tarde, y ser puntual me permite empezar mis citas con una mezcla de cabreo y reproche precocinados. Así que supongo que eso me sitúa en la categoría de neuróticos pasivo-agresivos. Psicópata soy en otros menesteres.

El caso es que ella no encaja en estas categorías; ni en ninguna: siempre es puntual y punto. Estoy desarmado. Lo segundo que me llamó la atención fue la cicatriz que le atravesaba todo el pecho de arriba a abajo. Cuando nada más conocer a una chica, ya hablas de su corazón, de cómo se lo tuvieron que sacar y partir (literalmente) en dos porque no tenía la pared que divide el corazón en ventrículo izquierdo y derecho (ventricular septum) … cuando te pone su corazón sobre la mesa junto al café y la galletita de cortesía a penas diez minutos después de haberte conocido, entonces sabes que esta no va a ser una cita más de tinder. Tender. Tendré. Lieder. Perder. Defender.

No paraba de hablar. En eso sí que era como las demás citas. Yo a penas podía incluir algunas cuñas publicitarias sobre David Fernández. Así que me rendí y acepté que la conversa iba sobre ella.

— ¿De dónde eres?
— De Polonia.
—¿Y de qué trabajas?
— Trabajo en una fábrica de mazapanes.
— ¿Qué quieres decir?
— Hago mazapanes.
— ¿Te refieres a que haces los mazapanes de comer? — Yo no daba crédito y pensé que era coña.
— Exactamente. Soy la capataz de dos máquinas envasadoras de mazapán. Una es muy antigua y es manual, la otra es súper moderna y va a toda pastilla. Puede envasar mazapanes desde 500g. a los más pequeños de 30g. Tengo a mi cargo a un equipo formado por gente inadaptada, pestilente y analfabeta, y a veces tengo que ser dura con ellos, pero hay un Turco (que apesta porque tiene parte de su estómago fuera debido a una malformación) que adoro y que trabaja a las mil maravillas. Con él soy muy buena y tierna. Pero hay un africano que no habla Alemán, no entiende nada y siempre lo hace todo mal, con él soy dura. Está lleno de cicatrices por todas partes y mis jefes me han dicho que hay que ser buena con él, que ha pasado por cosas terribles. Adoro el mazapán, siempre quise trabajar en una fábrica de mazapanes.

Llegados a este punto yo no me atrevía a preguntar más. De todas formas ella se tenía que ir a trabajar a la fábrica. Aunque aún no sabía si me gustaba o no me gustaba, decidí darle un profundo abrazo de despedida. Ahí supe que sí que me gustaba. Joder. Ese abrazo me voló la cabeza. Muy poca gente abraza así. Sin medias tintas. Sin miedo ni tangos como excusa. Sin costillas de por medio. Su cicatriz dejándome una marca en mi pecho como una huella del pie que se hunde en la arena húmeda de la playa.

Como en mi tinder yo había puesto “I like to watch independent movies with popcorn”, me lo pidió para nuestra siguiente cita como quien demanda el extra de patatas fritas que aparece en la foto del menú. Elige tú me dijo. Yo no había visto “Azul” de Kieslowski aún, así que se la propuse. Adoro esa película. La vi por primera vez con 10 años y desde entonces la he visto unas cincuenta veces. Sí. Me dijo. Vale vale. Joder joder. Dejemos las palomitas para otro día.

Y luego vino lo de sus ojos. Sus ojos no tienen ni principio ni final. Su mirada no acaba nunca. Es una mirada antigua; medieval, pornográfica. Te alcanza desde un lugar sin nombre mientras que al mismo tiempo lo nombra todo. Esta tía está tan jodidamente presente; sin miedo, sin barreras, a corazón abierto, totalmente vulnerable … uno no puede más que quitarse el sombrero, los calzoncillos y también las barreras. Y luego vino lo de su culo. Un culo precioso, terso, juvenil y respingón: Es para ti, puedes hacer con él lo que quieras, solo tienes que ir poco a poco, porque la última vez […] Es para cagarse. Pero no tengo miedo. Confío en ella, su total entrega me llena de valor y tranquilidad. Sus ojos y su ojete: todo apertura twentyfourseven. Medicos sin fronteras. Alicia sin fronteras. Corazón de mazapán. Polonia liberada de los nazis y de la dictadura comunista que vino después. Mi culo también es tuyo mi amor. Serás la primera mujer que me folle por el culo. ¡Ventricular septum!

Al día siguiente Polonia y España jugaron en la Eurocopa y empataron. Yo creo que lo hicieron a posta. Como nosotros. Nadie quiere ganar al otro. Eso sería una derrota del amor.

Su deseo de ser una estrella del porno da para otro post, en el que yo de paso introduciría mi viejo deseo de convertirme en director de cine porno. Quién sabe cómo acabará esto.

Cha cha cha

Cuatro semanas currando a tope, en buenas condiciones, con una compañera dispuesta a seguirte hasta el fin. Así da gusto. Son ya veintitantas piezas desde que empecé a hacer mis cosas allá por el año 2004, pequeños mundos cerrados con sus propias reglas, hijos llenos de defectos. Deformes. Pero los quieres a todos (a todos por igual dicen, pero eso es mentira, siempre hay hijos favoritos.) Algunos mueren nada más nacer, otros siguen aún coleando… y ahí está Bach, siempre Bach, el infinito Bach. El gran padre de todo. El muy hijo de puta me viola las sienes con su música y me fecunda con su esperma matemático… y luego yo doy a luz a estas criaturas inefables y muero en cada parto. De risa, de pena, de ganas, pero muero.

Las sonatas y partitas para violin solo de J. S. Bach me han acompañado siempre. A veces las escucho sin parar. Son un sol. Escucharlas es como mirar directamente al sol. Son pura luz, pero una luz que te ciega y te aboca a la oscuridad más absoluta. A una ceguera que te revela el sentido último de las cosas. Y ahí aparece la gran Chaconna: su oscuridad lo ilumina todo, revela en negativo el perfil invisible de lo innombrable, y te presenta lo absoluto como algo cotidiano y asequible. Esa música lo deja todo en silencio. Y eso es inasumible, especialmente en mi estado. Aunque ya me encuentro mejor, y el trabajar mea yuda (en vez de mea culpa).

Gracias Berlin! Gracias Corona! Gracias Celia! Gracias Bach!

Las partitas y sonatas de J. S. Bach para violin

Siempre he adorado esta música brutal. En diferentes épocas de mi vida me he sumergido en este universo sonoro para buscar calma o reafirmar y apuntalar mi sensación de desarraigo y soledad. Vaya hostias me he llevado. Buscadas y merecidas.

Hace tres semanas empecé a dirigir una pieza para una violinista maravillosa, y ahora esta música se ha convertido en una amenaza deseada, diaria, autoimpuesta, como una espada maravillosa y enorme que pende de un hilo sobre mi cabeza y cuyo contoneo empiezo a percibir como un dulce ritmo que mece y acurruca mis ansiedades y mis miedos.

Es una música jodida de escuchar, ese violín de los cojones, tan solito y tan encantador, te acaba por trepanar el cerebro y el corazón y los cojones. Y es que acojona. Escuchas una y otra vez estas piezas y acabas acojonado. Dan ganas de poner luego a Beyoncé o yo qué sé. Pero en vez de eso pones de nuevo una y otra vez las putas partitas y sonatas. Un día tras otro (una noche tras otra). Y acabas por no aceptar otra opción. Y llegas a la Chaconna, esa pieza brutal e infinita que corona la Partita número dos. Y entonces decides que de eso va a ir la pieza. De la Chaconna. La música más enorme y agotadora jamás escrita para un solo instrumento. A cathedral of sorrow and joy. Algo así he escrito en el progama de mano. Me lo tengo que currar más.

Celia tenía una subvención y quería que un compositor le escribiera una pieza para violín, pero nos encontramos y en vez de eso decidió que yo le crease una pieza. Olé Celia! Así que ahí estamos, jungandonosla y jugando con esa música. Siempre Bach. Como me decía Alain Plateil, motherfucking Bach, siempre modtherfucking Bach. A mi edad ya no creo que sea capaz de hacer otra cosa.

Ahí va esta versión MARAVILLOSA de Chris Thile para mandolina de una de las sonatas para violín, no os perdáis el último movimiento allá por el minuto 13. Qué música tan necesaria joder. Esta debería ser la vacuna que curara tanta gilipollez

La animación 3D y la pérdida

Descubrí la animación 3D hace poco, durante tres semanas no hice otra cosa. Algunas de estas piecitas me tomaron días enteros de trabajo. A veces empezaba a trabajar en una nueva idea, a descubrir una nueva herramienta o técnica a las seis de la tarde, y hasta las once de la mañana del día siguiente no terminaba. No necesitaba ni comer ni dormir. Hacía mucho que no me pasaba noches enteras sin dormir… y luego? …zas, seguía durante todo el día perfeccionando lo aprendido. Eso es amor. El fin de la música se aproxima, son ya diez años dedicado en cuerpo y alma a la música, y ya he tocado techo, en agosto dirigiré y tocaré una pieza en la filarmónica de Berlin, joder, a qué más puedo aspirar? La música debe morir en su apogeo, cuando ya se se va a convertir simplemente en una profesión, en un gesto de victoria congelado en el tiempo, tiene que morir para dejar paso a algo nuevo y auténtico, a una nueva criatura. ¿Es esto? ¿Es esto? Qué miedo joder, qué miedo.

Siempre me he sentido profundamente conectado con lo digital, es lo propio de nuestro tiempo, y creo que por fin he descubierto su naturaleza, aquello que le es propio, un lenguaje y unas herramientas que son exclusivas de ese fascinante (y aterrador) mundo digital, y que me permiten desarrollar un discurso congruente y sin concesiones que mira de frente a este recurso expresivo y es consecuente y orgánico. Ahí están mis primeros intentos, creo que me gustaría dedicarme a esto. Qué miedo chaval.

En cierto modo es terrible pasarse días y días frente a un ordenador, supongo que también estaba huyendo de algo, y ese algo al fin me ha encontrado; la ruptura de una relación que adoraba y de la que tanto amor y cariño recibía… Soy afortunado de poder engancharme a estas tareas absorventes, que en cierto modo retrasan o me distraen del fatal desenlace… al menos durante unos días. Ahora nada me puede salvar, estoy destrozado, uno se siente fuerte y completo mientras el amor está ahí, y ni siquiera lo vemos, pensamos que esa fortaleza y esa seguridad y calma nos son propias, cuando ese amor está ahí dejamos de verlo y de ser conscientes de que nos sostiene y nos alimenta, como la seguridad, o la salud, simplemente son cosas que están ahí y damos por sentadas … pero cuando faltan, uno descubre que lo son todo. Lo eras todo, tú, mi formal y elegante bailarina Serbia. Mi cisne. Qué fuerte parezco a veces (incluso durante años y años), y qué jodidamente vulnerable y pequeño soy en el fondo. Cuanto duele, y qué miedo da.

La muerte de la música David, no es ya la muerte del cisne, es la muerte de la propia música. El escenario está vacío, el cisne a volado por el desagüe, la música ha dado paso a un chasquido infinito e inefable. Una lengua extranjera y áspera recita frases incomprensibles dentro de mí, y los subtítulos pertenecen a otra película también en un idioma extranjero. Pero ya hemos pasado por esto antes, ten paciencia y agárrate fuerte mi amor.

El verano por fin ha llegado a Berlin, las brutales restricciones (bares, espacios públicos y teatros cerrados durante siete meses) han acabado, Berlin explota en mil colores… y yo me acurruco y me enrosco en mi sillón y cierro los ojos sobrepasado y aterrado por todo ese jolgorio que hace su ausencia cien veces más presente. Me aterra la vuelta a la normalidad, preferiría que todo siguiera cerrado por un año más. Así la sociedad entera me ayudaría con mi carga. ¿Por qué no quieres formar una familia David? ¿Cuantas mujeres maravillosas (madres hermosas y profundas) vas a dejar pasar? ¿No te das cuenta de que sin una familia, el terror y la soledad son una opción más que plausible?

A veces dudo, esas mujeres maravillosas y su amor me hacen dudar, pero de momento me mantengo en mis trece, ¿Qué coño significa eso de ser padre? Desde hace veinte años me dedico exclusivamente a alimentar y a guiar mis impulsos, y aunque no hago otra cosa, me falta tiempo, me falta tiempo … ¿Cómo podría dar mi tiempo y energía a un mocoso que además me robaría la atención y el cariño de la mujer que adoro, cómo lo hacéis joder? ¡¿Cómo lo hacéis?!

Buscando algo nuevo

Llevo unos años que … no sé … necesito algo nuevo. Pasé por la danza de cabeza, luego el teatro de culo, y después de diez años metido en la música a saco, necesito descubrir algo diferente y que me agarre y sorprenda. Siempre he adorado trabajar con ordenadores y tecnología, y de repente he empezado a otear ese mundo del diseño 3D y los mundos virtuales. Aunque supongo que ya estoy demasiado viejo para esto! jajajaajjaj..

El otro día probé por primera vez unas gafas de estas de realidad virtual, la verdad es que me quedé flipado, pero ya era lo que nos faltaba … como si no tuviéramos suficiente con las putas pantallitas ubicuas.